Ay, las mates…

Qué mejor forma para acabar un largo día de clase que con un examen de mates…
Lo cierto es que se mascaba la tragedia, pues la hora antes del examen la habíamos dedicado a corregir ejercicios con resultados algo desalentadores. Y es que parece que a estas alturas (¡con lo que falta aún!) la muchachada anda pensando, más que en MCDs y en mcms, en el fútbol o en chicos. O por lo menos, eso es lo que parece.
Así que en el examen parece que muchos han olvidado de repente lo que se sabían muy bien. El “profe, yo lo sé, pero se me ha olvidado”  es una frase muy socorrida. Un niño, el pobre, se ha puesto a llorar en medio del examen, y no encontraba consuelo porque no le salía una  de esas divisiones que más que divisiones parecen portaaviones. Yo le he dicho que no se acaba el mundo porque no nos salga una división…
En fin, no dramaticemos, nada que no se pueda arreglar con un pequeño rapapolvo general por parte de la tutora y, por supuesto, poniendo todos un poco más de nuestra parte. Y es que, de vez en cuando, hay que ponerse un poco serio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: